Salsa green tahini aromática

Hoy os traigo una receta salada, un acompañamiento que nunca falta en mi nevera porque combina con todo, está delicioso y es súper saludable, claro. La salsa green tahini es una salsa de origen mediterráneo que se toma mucho en Grecia y los países de Oriente Próximo y es absolutamente adictiva. Allí suelen ponerla con los platos de carne a la brasa y con el falafel, pero a mi me encanta como aliño para cualquier ensalada o buddha bowl, o encima de una patata asada o arroz.

La base para prepararla es el tahini, una pasta de sésamo que tiene muchas propiedades a nivel nutricional: un alto aporte de calcio, grasas saludables y proteína de origen vegetal. Después de mucho probar me quedo con este tahini de Naturseed, que además es integral, ecológico y súper cremoso. También puedes encontrar tahini en los herbolarios o tiendas de alimentación ecológicas.

Como embajadora de Naturseed, tengo algunos beneficios que puedo compartir con todos vosotros. Recuerda que tienes en su web un 15% de descuento en todas tus compras. Solo tienes que usar el código: VERONICAMAS

Esta salsa green tahini es maravillosa para introducirse en la alimentación low carb y siempre la enseño en los grupos de acompañamiento y en las consultas. Es un ejemplo perfecto de que comer verde, saludable y bajo en carbohidratos no significa renunciar al sabor. También con tahini preparo estas barritas energéticas con caramelo que son una pasada. Un chute de energía delicioso que puedes tener guardado en el congelador y sacar cuando las necesites… Puedes conservar la salsa green tahini en el frigorífico tres o cuatro días y usar con todas las comidas, cuando la necesites…¡aunque en mi casa no aguanta tanto! Sin más… ¡os dejo con la receta! ¡Que la disfrutéis!

Ingredientes
  • 1/2 taza o 125 ml.  de tahini
  • 1/4 taza o 60 ml. de zumo de limón
  • 1 diente de ajo
  • 1 puñado de perejil
  • 1 puñado pequeño de menta o hierbabuena
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Paso a paso

N
Paso 1:  Coloca todos los ingredientes en la batidora, Thermomix o procesador de alimentos y bate hasta conseguir una textura lisa y sin grumos.  
N
Paso 2: Si la ves muy espesa, añade poco a poco agua, hasta conseguir la textura ligera que desees. ¿Puede ser más sencilla?