Timbal de quinoa tricolor

Hoy, una receta deliciosa para que el verano no te pese. En el blog esta semana os he dejado algunos de mis trucos para no tirar por la borda todo en verano, para compensar los excesos y ser capaces de disfrutar de los viajes y las salidas sin culpas. Y este timbal de quinoa, súper fresco, me encanta como comida o cena, incluso si tienes invitados porque tiene una presentación preciosa, ¿no te parece?

A veces, es cuestión de preparar las cosas con un poco de mimo y, usando los mismos ingredientes de una manera distinta, conseguimos un plato nuevo y más atractivo. La clave del timbal es, sin duda, el emplatado. Tienes que hacerlo con un aro y, si no lo tienes, te recomiendo que corras al bazar de la esquina a por uno porque es una herramienta imprescindible en la cocina. ¡Verás cómo ganan tus presentaciones!

Recuerda que antes de cocinar la quinoa debes lavarla en agua abundante, sobre un colador, hasta que quede clara, para eliminar las saponinas que le dan un sabor amargo. 

Y si andas floja de ideas, te dejo por aquí este post que escribí hace unas semanas con  ideas de cenas ligeras perfectas para el buen tiempo con las que inspirarte y empezar a organizar tu batchcooking semanal. ¿Empezamos?

 

 

 

Ingredientes

  • Quinoa blanca, roja y negra (unos 50 g por persona) 
  • Cebolla roja o cebolleta
  • Tomate
  • Aguacate
  • Semillas de sésamo
  • Sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra

Paso a paso

N

Paso 1:  Cuece la quinoa en abundante agua hirviendo durante 15 minutos.

N

Paso 2: Trocea el tomate y la cebolla en trocitos pequeños, aliña con sal, pimienta y AOVE y conserva en la nevera.

N

Paso 3: En el momento de servir, corta el aguacate sacando toda la pulpa con una cuchara con cuidado, y colócalo boca abajo en una tabla para poder hacer rodajas finas. 

N

Paso 4: A la hora de servir, monta el plato usando el aro. Pon debajo una capa de quinoa, después el tomate y la cebolla (presionando para que no se desmorone) y finalmente las tiritas de aguacate. 

N

Paso 5: Adereza con semillas, escamas de sal y un buen chorro de AOVE. Yo le he puesto en el centro un poco de tapenade (paté de aceitunas negras), y queda espectacular. ¡Que lo disfrutes!